FANDOM


Lo que pasó en la Base McKinley en la ciudad de Hánoi, no puede ser nombrado por otra cosa si no como un acto infame y deliberado contra las fuerzas militares estadounidenses. Un contingente de decenas de miles de chinos fuertemente armados con equipo soviético, sin ninguna pizca de humanidad y con una agresividad demoníaca, atacaron de forma rastrera a un contingente de apenas unos 400 soldados americanos en la ciudad que solo servían en labores de logística. Fueron masacrados, torturados y sus cadáveres profanados. Todo esto al tiempo que desde Moscú se hablaba de la hipocresía "guerra con Europa y paz con América".

Al mismo tiempo la ciudad de Hong Kong atacada; el Raj Británico invadido; Afganistán y Persia ocupadas; el resto de la Indochina cercenada; los restos de Francia desmembrados y Gran Bretaña, luchando, quemada de nuevo. Antes de eso ya fue Japón humillada, el Ejército de Liberación arrollado y Turquía, su democracia, derrocada. No podemos esperar si no que después Australia y Nueva Zelanda sean destruidas y, al final de todo, vayan con el mismo pensamiento sanguinario hacia Alaska, Hawaii y California, después por Texas, Illinois, Michigan, Ohio, Pennsylvania, Nueva York y la misma Washington.

Los Estados Unidos jamás deben dejar que el comyunismo se expanda hacia el territorio de la libertad, ni mucho menos que actos contra soldados bravos queden impunes.

Palabras del Presidente Roosevelt frente a la Cámara de Representantes, respecto a la declaración de guerra a la Unión Soviética y la República Popular de China.

Los actos cometidos contra los Estados Unidos y sus aliados a lo largo del planeta no van a ser tolerados ni ahora ni nunca. Por otra parte, somos plenamente conscientes que entrar en guerra con la Unión Soviética está a un nuevo nivel - aunque, siendo justos, todos sabíamos que atacar a Gran Bretaña condenaba a ambas naciones a ir a la guerra. Noticias de nuevas tomas fascistas en Latinoamérica y más ataques a sedes militares americanas ya nos cansan. ¿Qué acaso nadie mira a quién dispara? En todo caso, las decisiones tomadas previamente junto con las que se tomarán ahora se muestran, al menos hasta el momento, suficientes para asegurar la defensa de territorio americano. Aunque es mejor prevenir que curar, claro. Serán llevadas a cabo las medidas necesarias.

En asuntos de Latinoamérica, con la ciudad de Lima y sus alrededores en nuestro poder y Argentina en un estado parecido al de guerra civil a dos, si no tres bandas, uno supondría que no puede si no ir a mejor. Más de alguna forma el mando del ejército peruano se ha hecho mucho más capaz de la noche a la mañana y puede actuar incluso sin ordenes presidenciales; y la invasión a las Falkland nos deja simplemente contrariados. Tenemos 800 hombres, 60 bombarderos y 30 cazas en la isla desde la guerra contra Brasil ubicados en Puerto Stanley. Se espera que hayan tenido la oportunidad de detener el desembarco antes de que ocurriese. De ser así, deben seguir en la isla hasta que Perón tome Buenos Aires. Respecto a la abrupta toma del poder de los falangistas en Bolivia, nos vemos sorprendidos por lo repentino e improbable de la toma, y se empieza a planear de forma inmediata como limitarla: Se inicia a financiar, usando como tercero al Banco Agrícola de Sucre, movimientos leales al general amigo Enrique Peñaranda y al socialdemócrata Partido Liberal, para organizar un golpe (dependiente de ellos) contra los fascistas o al menos una oposición considerable. Se han dado ordenes a las bases militares americanas en el país de atacar a quemarropa a cualquier fuerza no-amiga que intente hacerse control de las instalaciones, las armas o los aviones allí presentes. Tenemos proyección aérea contra todo el oeste del país, incluyendo la capital La Paz. De la situación volverse insostenible, se retirarán al Acre brasileño.

Por otra parte, el Brasil ya se rindió efectivamente ante las tropas americanas y aceptaron las condiciones presentadas. Inicia la ocupación del país: 70,000 soldados americanos serán encargados de vigilar la transición hacia la democracia e iniciar el debido proceso de reconstrucción de las industrias, puertos y sobre todo vías férreas destruidas en los bombardeos. Los otros 152.000 (cifra de memoria) zarparán hacia Australia, con un futuro eminente en África o la India, donde su experiencia con operaciones de desembarco, lucha en zonas selváticas y ríos tropicales y tolerancia adquirida a la humedad se espera sea vital si las condiciones se dan. Brasil (se supone que) se unirá a las organizaciones auspiciadas por los Estados Unidos sobre América en economía (Mercado Libre Americano) política (Organización de Naciones Americanas) y aspecto militar (Defensa Mutua de América), de forma que podremos iniciar a enviar ayudas financieras a gran escala para ayudarlos a reponer las bajas de guerra. Se espera que usen parte del dinero para pagar los 20 millones de dólares de indemnizaciones, también.

En asuntos misceláneos americanos, se llama a todos los miembros de la Organización de Defensa Mutua (toda Centroamérica, México y el Caribe; Chile; ¿Brasil?) para declarar la guerra de forma urgente a la Unión Soviética y empezar a apoyar el esfuerzo americano. Se hace la corrección de que sí, Estados Unidos pagará esa ayuda, y con creces. A otras naciones amigas (Colombia; Venezuela; ¿Ecuador, Paraguay?) también se les llama, prometiendo a todas continuar con el apoyo económico que hemos estado brindando desde hace ya casi dos años. El gobierno liberal de Lima ocupado hace lo mismo hablando por su parte de control efectivo del Perú; al general Perón se le notifica de hacerlo con las zonas controladas por los radicales a fecha del momento. También se les pide unir al DMICA británico, de ser posible.

En asuntos de política exterior en África y Asia, estamos centrados en preparar nuestras defensas en caso de una ofensiva comunista (ver política interna justo al final del post). Lo que sí que sucede es que se le da la tarea a cualquier superficie agrícola, banco, energética, minera, empresa comercial o cualquier otro tipo de negocio relevante controlado por ciudadanos americanos de apoyar con dinero, comida o armas a los kurdos, judíos, turcos demócratas y regionalistas-nacionalistas caucásicos como sea posible; el Gobierno le devolverá el dinero gastado y por dos por el cumplimiento de su deber patriótico. Aclaramos que se apoyará, eminentemente, tanto como se pueda sin ser detectados, a quienes se pueda sin ser detectados, como se pueda sin... y así. Así mismo, en caso de que alguno de esos grupos resulte inaccesible o muy peligroso de apoyar (suponemos que los caucásicos sobre todo), pues sencillamente se suspenderán las operaciones sobre él para concentrarse en los demás. A los soldados peleando en el Raj Británico, el Cuerno de África y en Argelia se les envía sin retraso todo tipo de ayuda y equipo que pudiesen o no necesitar, incluyendo más no limitandose a alimentos no perecederos, agua, botiquines, vacunas contra enfermedades, equipo contra mosquitos, municiones, pistolas y metralletas, granadas, aviones, carros, tanques, equipo de construcción de búnkeres, (sacos) arena, redes de alambre, artillería, cazacarros, minas, inteligencia geográfica, traductores a idiomas nativos, lápiz y papel y Biblias. En caso de que el frente del Sahara llegase a estar cerca del colapso, 140.000 soldados (80.000 con entrenamiento de desierto avanzado que estaban protegiendo la frontera con México, otros 60.000 reclutados el turno pasado con entrenamiento medio a básico que permanecerán en retaguardia). De otra forma, solo se enviarán los hombres necesarios para suplir las bajas del momento, o los que pida el Mando Británico.

Los últimos sucesos han hecho que la atención del público virase de nuevo al Pacífico, el equivalente americano a "la fosa antitanques más grande del mundo" de la que hablasen los británicos respecto al Canal de La Mancha. La distancia entre Seattle (Washington, EE.UU.) y Vladivostok (Siberia, URSS) es de casi 7500 kilómetros. Entre esa misma con Tokio (Japón), exactamente 7000 kilómetros. Cualquier ataque a gran escala contra territorio nacional debe planearse contra Alaska sí o Alaska también: Incluso Honolulu está a 4000 kilómetros. Alaska se convierte pronto en el centro de atención, con el Plan de Defensa del Pacífico (que había quedado casi abandonado) volviendo a la memoria de los ciudadanos. Por medio de la nueva Operación Stevenson II, en honor al político demócrata que la ideó, se forma una nueva y completa red de defensas (equivalente al Muro del Atlántico de NLT). Las costas que bordean al Estrecho de Bering se fortifican de forma completa, con una serie de búnkeres (evidentemente contarán con calefacción) protegidos a su vez por artillería, redes de alambre, blocaos, casamatas, fortificaciones con antiaéreos, patrullaje intenso de tres portaaviones, veinte destructores y ocho acorazados, túneles y refugios urbanos en las ciudades importantes, contrato de nativos de la región para servir de espionaje y quizá cuerpos de lucha a cambio de derechos renovados, envío de 86,000 hombres... La urgencia es tal que, con permiso de Canadá (de los británicos, pues) se construye una carretera desde Anchorage a Vancouver, y de ahí a los 48 estados continentales, para transportar con la mayor prisa todos los materiales y facilitar la llegada de soldados y equipo al territorio. El resto del Pacífico ve preparaciones similares: Si antes habían 212.000 filipinos y 60.000 estadounidenses ahora hay 300.000 y 120.000, respectivamente. Las Filipinas entran de forma oficial en guerra total, y con financiación y ayuda industrial estadounidense se busca reclutar a un millón de filipinos más para defender la isla. Cualquier red de defensa construida anteriormente debe duplicarse en cada playa y ciudad desde Manila hasta San Francisco. Se dota a la Armada, empezando sobre todo por los portaaviones en servicio, del sistema radar de los ingleses.

En verdaderos asuntos militares llevados por cuenta propia, el portaaviones USS John C. Stennis es enviado a aguas del sur de Mar de China con el objetivo de dar apoyo aéreo a las fuerzas que resisten en la Indochina y asegurar las Filipinas, mientras el USS Wasp, al norte, bombardea de forma masiva las ciudades chinas de Nanning, Chongzuo, Qinzhou, Sanya, Cantón y Xiamen en un esfuerzo de llevarse toda la infraestructura y capacidad industrial que haya en el sur del país, dedicando atención especialmente a los puertos, astilleros y hangares que pudiese haber en el camino. Mientras eso pasa, una flota de 16 submarinos intentará localizar a la Armada China en el sur, y de hacerlo, tendrá que torpedearla. En caso de que no, se devolverán a las Filipinas y de allí al norte a buscar suerte, sea con barcos militares o sea con barcos de transporte y convoyes. Si en algún momento los portaaviones se ven en serio peligro por la presencia de una cantidad grande de barcos enemigos acercándose de la que no se puedan defender con seguridad, o porque aviones amenazan la integridad en cubierta, se retirarán al tiempo que dos acorazados (por cada portaaviones) lo defienden, y con la llamada a los submarinos de llegar tan rápido como puedan para hacer un contra-ataque de ser viable en el contexto de la situación hipotética.

En asuntos internos, la movilización general continúa, ahora centrados más en convertir a los reclutas en soldados profesionales, con métodos de entrenamiento prusianos y preparación diversa en distintos ambientes, siguiendo la especialización climática-geográfica empezada el anterior turno. Los lugares donde se hará esto están en el post de Reino Unido. El Committe of War Effort, rama estadounidense del DMICA británico y sucesora del Peace Through Strenght, sigue cumpliendo su tarea de producir, producir, producir. Entre todo el esfuerzo en las distintas industrias en el país (habrán entre 800 a 1000 gubernamentales, como mínimo), los productores privados (-65% de impuestos a quienes colaboren) y toda la preparación de infraestructura efectuada (se estima que en los últimos 4 meses de 1941 se construyeron casi dos mil kilómetros de vías férreas, aquí y en las colonias británicas), además de los millones de reclutas, de los cuales una fracción importante eran desempleados, hemos visto un milagro: El desempleo en el país ha prácticamente desaparecido. Se encuentra entre 2% y 2.5% a fecha actual, unos 1.6 millones de personas que probablemente resulten empleadas también tarde o temprano. Desde el inicio de la guerra, un número aproximado de 11 millones de personas han conseguido trabajo. También está el hecho de que una tercera parte de ese número apenas tienen trabajos temporales, y más de la mitad gana apenas el mínimo (si no es que menos): El espíritu de la Segunda Carta de Derechos pronto se aplicará para ellos.

La inflación y deuda son otra cosa. Por cuenta del crecimiento acelerado del consumo (se triplicó), la inflación está en porcentajes de entre 7% y 9% por ciento. Por otra parte, aunque no haya recurrido a los bancos, resulta que los bonos de guerra de cualquier forma son deuda. Y sostener las balanzas públicas depende principalmente de ellos. Dos soluciones: Para reducir la inflación, las tarifas y tasas de interés (bajas desde la Gran Depresión) se ven duplicadas, al tiempo que el esquema de subsidios se simplifica y "se hace más flaco", con la eliminación de subsidios a grandes superficies (para ellos ya tenemos rebajas de impuestos) y a familias de clase media-baja hacia adelante, midiendo por ingresos, no por valor de activos. Al tiempo, se hace una alza en los impuestos de individuos naturales de un 3,5%, como forma de reducir el déficit fiscal. Al hacerlo, se espera que los anuncios sobre la reducción de la emisión monetaria (hechos desde el turno pasado) tengan credibilidad y sean seguidos por la gente, generando una cultura de ahorro dentro de lo posible. De la misma forma, se interviene en la puja distributiva, cortando de raíz intentos de eliminar la congelación de los salarios de 1940 para evitar una nueva espiral inflacionista. Para la deuda es todo más sencillo: Se crea una categoría para los bonos de guerra, "Contribución ciudadana", aparte de la deuda común. Con esa forma de maquillaje fiscal, la deuda nominal (la que miden los mercados de Wall Street) se reduce de 30% a 40% de forma que la prima de riesgo se reduce.

Cualquier otro asunto se encontrará en el post de Reino Unido. Los Estados Unidos aceptan, siguen y apoyan cualquier petición o exigencia hecha por Reino Unido hacia nuestra nación, así como proporcionan todos los medios económicos, financieros, políticos, diplomáticos, propagandísticos, armamentísticos, militares y cualquier otra categoría para apoyar sus planes cuando se requiera.

Dios bendiga a los Estados Unidos y a Gran Bretaña.